SSI

¿Qué es la identidad digital soberana?

Artículo

Descubre cómo el blockchain nos ayuda a proteger nuestros datos.

En su último libro, "21 lecciones para el siglo XXI", Yuval Noah Harari nos expone lo que para él es "la pregunta más importante de nuestra era": ¿Cómo llegar a ser propietarios de nuestros propios datos?. En este libro, el autor visualiza un futuro próximo donde el valor de los datos eclipsará al de otros bienes como tierras y máquinas. En su opinión, los datos serán el bien más importante en esta nueva era que ya está empezando.

El valor de nuestros datos

En la actualidad esto ya está teniendo un reflejo: el valor creciente de las empresas cuyo negocio se basa en los datos. En las últimas semanas se ha hecho viral un vídeo en el que se visualiza cómo el valor de las antiguas marcas de retail o industriales están dejando paso a un mundo dominado por las grandes empresas tecnológicas, las cuales de forma más o menos explícita según el caso, acumulan, procesan y utilizan ingentes cantidades de datos de sus usuarios. (Para más información, consulta aquí la metodología usada para la valoración de las marcas).

Video

Para no quedarse atrás, las grandes compañías en el resto de sectores podrían empezar a sumarse a este fenómeno. Por ejemplo en el sector automovilístico: desde el año pasado, los coches ya activan 4000 líneas de móvil diarias a espaldas de las operadoras de telecomunicaciones.

En la actualidad, todos estos datos de los usuarios se están acumulando en las bases de datos de las distintas empresas. La existencia de estos silos centralizados conlleva riesgos, pues puede hacerse un uso indebido sin nuestro control, y además se convierten en objetivo de los hackers. En 2018, una de estas empresas tecnológicas, Facebook, se vio envuelto en un escándalo de fuga de información que afectó a más de 87 millones de personas: la firma inglesa Cambrige Analítica obtuvo información relevante de los usuarios y la usó sin consentimiento para influir en procesos electorales en varios países.

Recuperar el control de los datos

En los últimos años están surgiendo una serie de iniciativas que buscan dar respuesta a la necesidad de devolver la propiedad de los datos a las personas, a través de un concepto denominado identidad digital soberana (o SSI, Self Sovereign Identity).

La identidad digital soberana aspira a hacernos los dueños de toda nuestra información, sin intermediarios, no solo para poder tener acceso a nuestra propia información cuando la necesitemos, sino también elegir a quién dar acceso y quién puede monetizar dicha información. Se trata, por ejemplo, de que no tengamos que usar los servicios de autorización centralizados para acceder a Internet como Google o Facebook. En vez de ello usaríamos nuestra SSI para validar nuestra identidad sin tener que depender de terceros. Además, podremos controlar que un médico u hospital accedan a nuestros datos cuando nosotros lo deseemos.

SSI

La mejor manera de implementar un sistema de identidad digital soberana es a través de la tecnología blockchain, en la que por definición no hay intermediarios. Los sistemas de SSI utilizan blockchains de modo que los identificadores descentralizados se pueden consultar sin involucrar un directorio central. Eso permite a los usuarios probar cosas sobre sí mismas utilizando credenciales descentralizadas y verificables.

Blockchain permite además solucionar otro tipo de problemas relacionados con los silos centralizados. Por ejemplo, no tiene mucho sentido que tengamos que introducir nuestros datos una y otra vez en cada una de las plataformas con las que queremos interactuar. Precisamente, uno de los principios fundamentales de la identidad digital soberana es la portabilidad (ver los diez principios de la SSI por Christopher Allen).

SSI

Para ver cómo funciona la SSI en blockchain, consideremos algunos ejemplos a continuación.

Acreditación de titulaciones

Consideremos el ejemplo de un empleador que requiera el título de ingeniería a un candidato a un empleo. La universidad es el emisor del certificado y proporciona al usuario, el titular del certificado, una representación digital de su título de ingeniería. La universidad usa claves vinculadas a su identificador descentralizado en blockchain para firmar el título y cualquiera que lo obtenga pueda validar que fue emitido por la universidad. El usuario tiene un wallet en su dispositivo móvil para guardar sus certificados y puede usar claves vinculadas a un identificador descentralizado que él controla en blockchain para refrendar el título digital. Cuando el empleador necesite comprobar si es ingeniero, el candidato podrá presentar el título digital: el empleador puede verificar que no ha sido modificado, que la universidad lo emitió y que el usuario es quien lo presenta.

Este caso de uso, el wallet del estudiante, ya ha sido desarrollado para acreditar los títulos del MIT con la aplicación Blockcerts.

El ejemplo de la ciudad de Zug
SSI

Una de las experiencias más interesantes en este sentido está ocurriendo en la ciudad suiza de Zug. A finales de 2017, esta ciudad lanzó oficialmente una identidad emitida por la administración basada en Ethereum: una oportunidad para que sus residentes se registren para obtener una identidad digital descentralizada.

Desde entonces, los residentes de Zug han podido utilizar servicios electrónicos como la votación en línea, aportar prueba de residencia, y más recientemente un servicio para compartir bicicletas. Este último caso representa un apertura a una gama amplia de oportunidades para que los ciudadanos (o residentes) "verificados" puedan acceder a servicios del sector privado. La clave está en devolver el control de los datos personales al usuario: los usuarios no solo pueden verificar que las personas que acceden a sus bicicletas son personas confiables ("residentes de Zug"), sino que retienen el control de datos mediante un servicio de identidad descentralizado.

En este artículo hemos citado solamente un par de un número infinito de casos de uso posibles. Los más relevantes serán los que puedan generar un nuevo valor para el consumidor y sus datos: quizá en el mundo del mañana, todo el contenido que creamos en internet podría monetizarse en nuestro favor en lugar de las plataformas tecnológicas.

Martí Fàbrega

Martí Fàbrega es Consultor de Transformación Digital y Senior Manager de Desarrollo de Negocio en Opentrends. Su propósito es transformar la tecnología en valor de negocio para sus clientes, poniendo el mayor foco posible en la innovación.