artificial intelligence

Tu hoja de ruta para la Inteligencia Artificial

artificial intelligence

Estamos en la era digital impulsada por la inteligencia artificial. Esta carrera está liderada por unos pocos gigantes tecnológicos, pero se están incorporando a la misma todas las empresas que, con visión de futuro, han entendido que la digitalización no es una opción, sino una obligación. Este fenómeno de digitalización acelerada tiene que ver con el Covid y la necesidad latente de habilitar nuevos canales e impulsar experiencias digitales diferenciales para los usuarios, pero también con la caída de antiguas barreras de entrada a este tipo de tecnologías avanzadas.

El potencial de creación de valor es enorme. Según un estudio, la IA contribuirá con 15,7 billones de dólares a la economía mundial en 2030, más que la producción actual de China e India juntas. Estas tecnologías no sólo conducirán a una mayor automatización sino que contribuirán a mejorar la experiencia de usuario, ayudarán a la toma de decisiones humanas y permitirán la creación de mejores productos. Ningún sector será inmune: las empresas que no apliquen la inteligencia artificial podrían quedarse atrás rápidamente tanto en los costos y en time to market, como en la experiencia de usuario y market share a medida que sus competidores implantan sus iniciativas de IA.

Por suerte, estamos a tiempo

Un mensaje de tranquilidad: nos encontramos en el momento idóneo para empezar nuestro journey en la IA, pues la carrera justo acaba de empezar para la mayoría de empresas. Ahora bien, ¿cómo hacerlo? ¿Qué proyectos iniciar? ¿Qué objetivos nos marcamos? Y muy importante también, uno puede estar convencido pero, ¿cómo conseguimos el respaldo del resto de la organización? Lo que sigue es una propuesta de journey estratégico para la adopción de la IA.

ruta inteligencia artificial

En primer lugar, no dejaremos que el uso de un lenguaje demasiado técnico nos dificulte la identificación de cómo capturar el valor comercial. Trataremos de hablar menos de arquitecturas de datos y más de valor de negocio y de usuarios. El primer paso, por tanto, es hacer que la conversación pase de hablar sobre la tecnología a hablar sobre lo que puede hacer, o ser, específico para su organización y sector empresarial.

De hecho, cualquier área de la organización puede ser un promotor de la IA. Debemos entender que la digitalización empresarial es un proceso transversal a toda la organización, y que cualquier área puede impulsar proyectos de digitalización y de IA más allá de la visión tradicional de hacer recaer toda la responsabilidad y proactividad de este tipo de iniciativas al CIO. Dicho esto, el apoyo de la dirección general es clave para la adopción con éxito de la IA.

Desde nuestro ámbito, debemos comenzar por explorar los casos de uso para los que la IA es más adecuada. A medida que los proyectos de IA se vuelven realidad para la organización, los promotores estarán en disposición de demostrar el valor de negocio, obteniendo soporte interno para casos de uso e impulsando iniciativas de IA con una hoja de ruta y un plan para crear un valor significativo. 

1) El primer paso para ello es la identificación de los objetivos. Los promotores desempeñan el papel más importante en esta etapa, al definir el problema, los objetivos del proyecto y los requisitos de la solución desde una perspectiva de negocio. En este paso es muy recomendable la realización de un workshop divulgativo con expertos tecnológicos que ayuden a entender todo el potencial de la IA, para realizar a continuación un brainstorming con directivos al máximo nivel de la empresa.

2) Es esencial dedicar un tiempo a describir el caso de uso y el valor que el proyecto aportará a la empresa. Este paso es crítico, ya que describe qué nueva funcionalidad, capacidades o diferenciación entregará el proyecto de IA. Se propone la metodología de Design Sprint como especialmente adecuada para la realización de esta fase.

3) El resultado de esta primera fase es un documento de visión de negocio de la IA para la empresa, con la identificación de uno o varios casos de uso, las métricas con las que se medirá el éxito, y el roadmap de esta primera aproximación empresarial a la IA en forma de proyecto.

design sprint

Por lo demás, en el proceso de desarrollo del proyecto o PoC es muy aconsejable seguir una metodología agile, esto es, la realización de pequeñas entregas de producto a modo de prueba para poder iterar y validar las hipótesis iniciales. Esto maximiza el éxito del proyecto, pues permite que el proceso de construcción de nuestro caso de uso innovador tenga el mayor sentido de negocio posible, que esté validado y actualizado en todo momento, y que en el proceso la iniciativa vaya ganando soporte en la organización.

Una vez lanzado el piloto, es fundamental reevaluar el proyecto de IA periódicamente durante para validar que se cumplen los objetivos de negocio que se esperaban originalmente. Deberemos iterar con metodologías ágiles para validar el logro de los objetivos de negocio esperados y actualizar tanto el producto, la visión y la hoja de ruta. Esto nos ayudará a escalar la iniciativa a la vez que reducimos los riesgos. Además, para ayudar a garantizar el éxito del proyecto y que la solución desarrollada esté completamente alineada con los objetivos planteados, los promotores deben seguir involucrados mientras dure el proyecto para proporcionar su experiencia de negocio, revisar los resultados intermedios que se vayan obteniendo y garantizar que el trabajo siga su curso de forma totalmente alineada con la visión.

Conclusiones

Sin duda, en los próximos años nos esperan tiempos apasionantes de adopción acelerada de nuevas tecnologías. Debemos prepararnos ahora para no quedarnos atrás. En este artículo hemos visto que iniciar el camino de la transformación hacia una empresa data-driven está en nuestras manos. Con un partner tecnológico que nos acompañe, conseguiremos allanar el camino del éxito para nuestra organización.

Martí Fàbrega

Martí Fàbrega es Consultor de Transformación Digital y Senior Manager de Desarrollo de Negocio en Opentrends. Su propósito es transformar la tecnología en valor de negocio para sus clientes, poniendo el mayor foco posible en la innovación.