Role playing

EL ROLE PLAYING EN LA FORMACIÓN E-LEARNING: UNA TÉCNICA ACTIVA PARA INVOLUCRAR AL ALUMNO EN LA CONSTRUCCIÓN DE SU PROPIO APRENDIZAJE

eLearning

“Dime y lo olvido,
enséñame y lo recuerdo,
involúcrame y lo aprendo”

Benjamin Franklin

Enseñar motivando, aprender jugando

El objetivo de toda acción formativa es conseguir que el alumno incorpore nuevos conocimientos que le permitan desarrollar habilidades y competencias relativas a los temas que está cursando. Y el éxito de este proceso depende siempre de la calidad y claridad de los contenidos, la elección y definición por parte de los expertos de una buena estrategia y técnicas para transmitirlos, y el interés e implicación del estudiante. Sin todo ello, el éxito del proceso resulta imposible. 

Y a pesar de que la educación tradicional ha perseguido siempre la búsqueda y  aplicación de recursos para motivar e implicar, lo cierto es que la estrategia de gran parte de programas docentes, basada en el empleo de técnicas tradicionales como es la exposición de datos y explicaciones aportadas por los profesores, con consulta y lectura de referencias complementarias, seguida de la típica prueba/examen que certifique la adquisición del conocimiento, no siempre resulta suficiente para motivar y retener a ciertos alumnos. 

Es por ello por lo que, en estos casos, desde la estrategia, orientada a alcanzar un óptimo objetivo docente, siguiendo una pauta de actuación predeterminada, es necesario analizar qué otras técnicas, como conjunto de procedimientos, acciones y normas para realizar tareas concretas, nos pueden ayudar a conseguir mejorar nuestro objetivo.

Entre las diferentes propuestas de las actuales teorías educativas, hablaremos en este caso del role playing: una dinámica de grupo que, aunando la estrategia de la simulación y la técnica del juego de rol, invita al participante a asumir, en base a unas directrices predefinidas, un perfil de comportamiento que habitualmente no es el suyo, con el objetivo de descubrir qué actitudes y reacciones toma frente a una determinada situación y su influencia en el desarrollo y desenlace de ésta. 

Una solución que, en nuestro espacio de formación online, con el soporte de los recursos que nos ofrece la plataforma LMS y la ayuda de la imprescindible mano dinamizadora del experto tutor del grupo, facilitará que el alumno acometa, a través del placer del reto lúdico, desarrollar una actitud positiva y motivadora hacia el aprendizaje.

Role playing
Diferentes personas, distintas realidades

Existen innumerables situaciones en la actividad profesional dónde saber manejar diferentes puntos de vista resulta extraordinariamente ventajoso para resolver con soltura situaciones críticas, dónde el dominio de las habilidades sociales y el trato interpersonal son troncales e imprescindibles. 

Estamos hablando, por ejemplo, de la gestión comercial, la dirección de equipos, la atención al cliente, los servicios a las personas, etc. Actividades que implican entender y apreciar no solo nuestra mirada sino también la de aquellas personas con las que dialogamos. 

En estos casos, es dónde la utilización del role playing resulta muy eficaz para simular situaciones, aprender a afrontarlas y darles solución. Un espacio dónde conseguir que el alumno se involucre y, comparando y analizando los roles representados tanto por él como por sus compañeros, adquiera el conocimiento que necesita para mejorar sus habilidades.

Aquí cabe destacar que, para el buen funcionamiento de esta técnica, es importante conocer y analizar previamente el perfil de los participantes, para que el experto dinamizador pueda ajustar a medida el tono y pautas a seguir de los diferentes roles, en la puesta en escena de la actividad.

Por otro lado, también debemos tener en cuenta que, en muchas empresas y organizaciones, hoy es fácil encontrar entre sus integrantes representantes de distintas generaciones estamos hablando de baby boomers, generación X, millennials y centennials– y, cada vez con más frecuencia, de múltiples procedencias y diferentes realidades culturales. Lo que nos lleva a que personas de distintas edades, orígenes y costumbres compartan, en el marco de estos programas de formación continuada, un mismo espacio educativo. Algo que hace realmente difícil elegir un único modelo de discurso y estrategia que involucre por igual a un público tan variado.

En un entorno así es fácil que aparezcan los individualismos. Que cada uno se atrinchere en su rincón y quiera hacer prevalecer su opinión por encima de la de los demás. Una actitud que provoca la desaparición del diálogo entre los participantes, perdiendo, en consecuencia, ese importantísimo componente educativo que es la motivación del estudiante. 

Pero en este sentido la gran ventaja de la técnica del role playing es que aporta algo extremadamente valioso: obliga a los participantes a interactuar entre sí. Ello evita el aislamiento, y les ofrece a todos y cada uno la oportunidad de ponerse en el lugar de los otros, observando y abordando situaciones y perspectivas a las que normalmente no está expuesto.

Role playing
Simulación y aprendizaje online

La utilización del role playing, conocido también como juego de rol o dramatización, ha sido y sigue siendo muy habitual en sesiones presenciales de coaching, dirigidas por expertos instructores, para la simulación de conflictos en entornos de trabajo. Pero la incorporación de esta técnica en formatos e-learning adopta características propias. 

Haciendo uso de herramientas digitales, como son las salas de videoconferencia, los chats o los foros de debate, el role playing abre, en este nuevo espacio docente, dinámicas de trabajo colaborativo en un entorno online que, a veces erróneamente, se ha vinculado, única y exclusivamente, a un tipo de aprendizaje individual y solitario.

Para entender mejor la dinámica de esta técnica de simulación, veamos a continuación tres ejemplos de posibles actividades de role playing en el marco de un curso online:

  1. Criticar un comportamiento
    En videoconferencia, a partir de una determinada situación, uno de los participantes representa un comportamiento incorrecto. El resto reacciona frente a su actitud, la crítica y pone en evidencia los errores cometidos a través del chat.
     
  2. Resolver un misterio
    Presentamos una situación en el que se ha desarrollado un acontecimiento que encierra un misterio sin resolver. Describimos el escenario y los personajes que intervienen. A continuación, se reparte a cada uno de los participantes un rol. Y con la información de la que dispone todos ellos intenta resolver el misterio. Los resultados se publican en el foro. Y a continuación, cada uno comenta y valora las propuestas de los demás.
     
  3. Una reunión de trabajo
    Previamente, definimos un proyecto y realizamos el reparto de papeles entre los participantes: director de cuentas, jefe de equipo, diferentes especialistas, etc. A continuación, organizamos una reunión de trabajo online.  Proporcionamos una agenda y marcamos un límite de tiempo. A partir de aquí, y a través del chat, todos desde su rol asumen compromisos y proponen soluciones. El objetivo: cerrar agenda incluyendo la tarea concreta que cada uno deberá realizar a continuación. 

Y éste es sólo un pequeño apunte de las muchas tramas que podemos crear. El role playing es una técnica que busca, fundamentalmente, activar la imaginación del alumno, ayudarle a afrontar los conflictos de manera transversal y enseñarle a comparar y corregir errores. A partir de aquí, dejemos volar nuestra imaginación.

Evidentemente, las claves y respuestas correctas a nivel teórico los alumnos las podrán consultar y contrastar en el contenido de los cursos, publicado en la plataforma LMS. Pero estamos hablando de una estrategia de simulación, que lleva a la práctica una situación teórica y que recrearla y sacar de ella una experiencia personal es su objetivo fundamental.

Por último, hay que subrayar que, el papel del experto docente es esencial a la hora de organizar la actividad, dinamizarla y aportar un buen feedback a los participantes, que es lo que cerrará en todos los casos la actividad. Además, como se trata de formación online, la elección de una creativa y activa utilización de las herramientas digitales de comunicación supondrá un valor fundamental para conseguir la continuidad y una satisfactoria participación del grupo.

Conclusiones

En resumen, el role playing permitirá a nuestros alumnos crear opinión, saber cómo llegar a los resultados a través de la reflexión y no dejar soluciones y respuestas, única y exclusivamente, en manos de la memorización de datos. Una excelente herramienta que les permitirá entrenarse y obtener la agilidad necesaria para la correcta toma de decisiones frente a situaciones críticas. 

Así que, si detectas que en tus cursos de formación continuada necesitas afrontar estas mejoras, recuerda estos cuatro puntos clave del role playing:

  • En todo proceso de formación el reto fundamental es conseguir involucrar al alumno en la construcción de su propio aprendizaje.
     
  • Saber elegir el tono e indagar en nuevas técnicas de motivación resulta imprescindible y decisivo para el éxito de tus programas de formación.
     
  • El role playing es un recurso tremendamente eficaz en aquellas acciones formativas que incluyen el aprendizaje de habilidades sociales y el trato interpersonal.
     
  • “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”. Esta frase atribuida a Benjamin Franklin resume a la perfección el espíritu del role playing. Podemos olvidar muchas cosas, pero lo que siempre recordamos es lo que hemos vivido a través de la experiencia.

Magí del Campo

Magí es coordinador de formación, formador, diseñador y productor audiovisual. Es socio y responsable del área de formación de Futura Training & Consulting, empresa de contenidos docentes de Opentrends. Además, trabaja en proyectos para la transformación y adecuación de contenidos corporativos, técnicos y tecnológicos a un lenguaje atractivo, fácil y directo para el usuario.