IA

¿Estamos preparados para la IA?

Artículo
CENTENARIO DE ASIMOV

El 2 de enero de este año se cumplía el centenario de Isaac Asimov, uno de los escritores y divulgadores científicos más populares de la historia. Asimov es el autor de "Yo Robot", una de las obras más relevantes de ciencia ficción. El libro es un conjunto de relatos en torno al tema de los robots inteligentes.

El tercero de los relatos, titulado "Razón", trata de Cutie, un prototipo tan avanzado de robot que dispone de capacidades de auto-aprendizaje. El problema surge cuando esto le lleva a tomar auto-consciencia, y de repente empieza a hacerse cuestiones existenciales. Los humanos que conviven con él en la estación tratan de explicarle la verdad: Cutie es un prototipo avanzado de robot que ha sido diseñado para sustituirles. Pero Cutie no solamente no acepta las explicaciones de los humanos, sino que acaba considerándoles como seres inferiores. Los humanos lo viven con gran preocupación hasta que se dan cuenta de que Cutie no solamente no les quiere hacer ningún daño, sino que además está llevando a cabo perfectamente la misión para la que se le había programado inicialmente: el cuidado de la nave.

EL RETO DE GOBERNAR LA IA
IA

A medida que las máquinas se vuelven más inteligentes, ¿cómo deben ser tratadas y vistas en la sociedad? Una vez que las máquinas puedan actuar de manera similar a los seres humanos, ¿cómo deberían ser gobernadas? ¿Deberíamos considerar las máquinas como humanos u objetos? ¿Qué nivel de responsabilidad atribuimos a los dispositivos mismos y qué nivel sobre las personas que supuestamente los controlan? ¿Y a las empresas que los han creado?

En marzo de 2018, un vehículo autónomo mató a un peatón. Hubo una gran polémica, la gente estaba indignada porque una máquina mató a un ser humano. ¿A quién debemos exigir responsabilidades? ¿Al conductor? ¿A Uber? ¿Al gobierno por no haber regulado debidamente?

A pesar de la evidencia de que los vehículos autónomos tienen tasas de mortalidad mucho más bajas que los vehículos manejados por humanos, el tema de la responsabilidad y el control nos inquieta. La lección de Asimov es que debemos poner en vigencia las leyes y regulaciones ahora para protegernos en el futuro. Y todo se complica porque el debate nos lleva rápidamente a otra dimensión menos científica, la ética.

RETOS ÉTICOS

Ahora que empezamos a ver coches autónomos en nuestras calles, algunas organizaciones ya han emprendido el debate. Pero como demos, la ética de cómo debe actuar un vehículo autónomo en ciertas situaciones es más complicada de lo que parece. ¿Debería el auto chocar contra una pared, matando a los pasajeros, para salvar a los peatones? ¿O viceversa? ¿Qué pasa si un grupo es anciano y los otros adolescentes?

Al reemplazar el controlador humano con su controlador de inteligencia artificial, los fabricantes de automóviles asumen una gran responsabilidad moral y legal que nunca nadie tuvo antes. El conductor humano solía ser responsable de los accidentes causados por sus decisiones; ahora esa responsabilidad está cambiando hacia el controlador de inteligencia artificial que es capaz de salvar o quitar vidas.

EL RETO DEL TRABAJO
IA

En el relato de Asimov, el robot fue diseñado para sustituir a los humanos en una estación espacial. Precisamente uno de los principales retos de la IA es el desempleo tecnológico, es decir, aquél que se origina por la introducción de nuevas tecnologías. En los años venideros, es muy probable que seamos testigos de cambios significativos en el mercado laboral: los trabajos se volverán obsoletos, las industrias se transformarán radicalmente, los modelos de empleo y las relaciones se redefinirán. Al mismo tiempo, la tecnología impulsará la formación de nuevos roles, posiciones o incluso especializaciones científicas, al tiempo que permitirá a las personas liberar tiempo del trabajo monótono y de bajo valor, para dedicarse a actividades más creativas.

El desempleo tecnológico ya es una preocupación creciente en círculos empresariales y políticos. Como ejemplo, uno de los candidatos a las primarias demócratas de EEUU, Andrew Yang, tiene como medida estrella el pago de 1.000 dólares al mes a cada ciudadano estadounidense mayor de 18 años. Yang argumenta que su experiencia trabajando en Silicon Valley le ha dado la visión de la forma en que la automatización podría afectar la economía en los próximos años.

ENTONCES, ¿CÓMO DEBEMOS PREPARARNOS?

Estar preparados para la IA significa mucho más que aprender a convivir con las máquinas o aprender a programarlas. Más allá, significa preparar los marcos legales, regulatorios y éticos para todo aquéllo que vendrá. Significa aprovechar la oportunidad que nos brinda la IA para mejorar nuestras vidas. Es por eso que iniciativas como el libro blanco para la IA de la Unión Europea o la recientemente anunciada estrategia de IA para Catalunya son noticias en la buena dirección. Sin duda, los países que prioricen el desarrollo tecnológico estarán más preparados y esto les permitirá crear más empleos de calidad y mejorar el bienestar de sus ciudadanos.

Martí Fàbrega

Martí es Consultor de Transformación Digital y Senior Manager de Desarrollo de Negocio en Opentrends. Su propósito es transformar la tecnología en valor de negocio para sus clientes, poniendo el mayor foco posible en la innovación.