Impacte COVID-19 educació superior

¿Habrá un antes y un después del Covid-19 en la educación superior?

Artículo

El Covid-19 no cambia a los educadores o los alumnos/as, cambia métodos y actitudes frente a lo digital.

Algunas personas me han preguntado en las últimas semanas si el Covid-19 iba a cambiar los procesos de aprendizaje de aquí en adelante porque es evidente que ha habido cambios significativos en la forma de impartir y trabajar “el aula” durante estos días. Yo creo que con un poco de perspectiva, el proceso de aprendizaje o de impartición ya había cambiado, lo que ocurre es que muchos se habían resistido al cambio hasta ahora que no ha quedado más remedio.

Cuando digo resistencias, me refiero a que por parte de los centros o los docentes no era necesario cambiar los métodos y las herramientas pedagógicas si nadie o nada les empujaba a hacerlo. Pero ahora, en estos días, “no se escapa nadie”. Es innovar o cerrar.

Pero también hay resistencia por parte de los alumnos/as y las familias: principalmente, porque las familias todavía pensamos que un experiencia en aula vía “cultura del pupitre” es mejor que cualquier otra cosa digital… hasta ahora. Cuando las familias están viendo que los alumnos/as se socializan igualmente, que los trabajos colaborativos se realizan con más eficacia si cabe y que los conocimientos se consolidan igual o mejor, baja la resistencia y la aversión a lo online.

En cuanto a los alumnos/as de grado y menos todavía de postgrado no es nada extraño plantearse una opción 100% online o blended, el Covid-19 no ha cambiado la perspectiva.

C19 es una desgracia para la nuestra salud y la economía, pero es un regalo desde el punto de vista pedagógico.

El Covid-19 es un regalo desde el punto de vista pedagógico, ha supuesto un reto para muchos docentes en adaptar el formato y la didáctica para garantizar que se alcanzaban los objetivos pedagógicos. Por ese camino, de aciertos y de errores se viene mejorando día a día la experiencia de aprendizaje en estos días de tedio y confinamiento.

El ecosistema de aplicaciones educativas o Edtech es amplísimo:

China EDTECH

Aquí os hago una lista de herramientas que mis amigos y conocidos me han ido pasando en función de sus experiencias:

  • Video conferencia: Zoom, Teams, Hangouts, Skype, Meet...
  • Dinamización / animación de clases: Kahoot, Quizizz, Socrative, Classdojo...
  • Co-creación de contenido - organización proyectos: Miro, Trello, Basecamp, google Docs , Slack…
  • Pizarra online: Queeky, bubbl.us, notebookcast, jamboards...
  • Evaluación y test: Learning Pod, proprofs, Examtime, Socrative, Google Forms, Questbase, Thatquiz, Testmoz…
  • Proctoring: Smowl, eProctoring, Mettl...
  • Antiplagio: Plagiarism, Viper, PlayScan, google books...
  • LMS: Moodle, Docebo, Canva, Kenexa, Cornerstone,SmartClassroom, Virtagora…
  • Autoria elearning: Articulate, Ispring, Captivate, Gomo, Flliping book, Content Cloud…
  • Video tutoriales: Camtasia, Captivate, Camstudio, Xbox Game Bar, Screen o matic, Loom

 

La pregunta es ¿qué tecnologías y qué métodos van a quedar en el marco de la educación superior cuando superemos el C19?

En primer lugar quedarán aquellas que enriquecen el proceso de aprendizaje y que tienen engagement con el alumnado.

En segundo lugar aquellas que son fáciles de utilizar y aprender, que producen resultados “on the fly”.

En tercer lugar, aquellas que son asequibles por los centros o las universidades, ya que en España los fondos, salvo en las universidades privadas, son limitados.

Y en cuarto lugar, aquellas tecnologías que sean integrables vía API con el LMS del centro, porque cada vez es más importante tener traza de la impartición y de la relación con el alumno/a.

 

Elearning o Face to face learning ¿que va a prevalecer en el Futuro?

El Covid-19 impone cambios a corto, pero no tiene capacidad de disrupción tan a largo plazo. Y sí, estamos en una corriente de cambio. Me gustaría responder que elearning y face to face hasta ahora (mayoritariamente), tal como se entendían hasta ahora, no serán a futuro. En estas modalidades de enseñanza históricamente antagónicas habrá cierta convergencia en método y sobre todo una mejora en el engagement de los alumnos/as.

Bring on the Learning Revolution - Sir Kenneth Robinson

El Elearning de auto consumo sin engagement, pobre, de “pasa pantallas” , “pdf digitalizado” o videos pegados de YouTube, está muerto. Tendremos experiencias de aprendizaje muchísimo más enriquecidas fundamentalmente online en entornos internacionales, con alumnos/as de muchos países, con mecanismos de socialización on y off, con actividades muy enriquecidas, influidas por las técnicas de comunicación propias del marketing de contenidos, co-creación de contenido, trabajos colaborativos y con atención muy personalizada. Mucha presencia de las primeras marcas internacionales de educación superior.

En el face to face tendremos menos clase presencial, pero de más impacto. Experiencias personales con profesorado con mejor marca personal y menos con profesorado de segundo o tercer nivel. El profesorado de menor renombre quedará más enfocado en la curación de contenido o tutoría. Menos desplazamientos, más participación, menos ausentismo, más control, menos pérdida de tiempo, más aprendizaje de valor (o significativo). Por ejemplo, en las ingenierías, veremos una proliferación de tecnología para simular ensayos no destructivos y otros métodos de práctica en casa.

¿Tendrá la digitalización algún cambio en los procesos de administración de la formación?

El abaratamiento de costes de infraestructuras físicas (o su ausencia) y la explosión de lo digital permitirá crear programas e itinerarios mucho más especializados, pero también dirigidos a un público global, ya no solo local.

En la medida que los programas y grados se vuelven más globales y deslocalizados, dado que la tecnología permite trabajar y estudiar de forma síncrona desde casa, los horarios y calendarios se adaptarán a las necesidades del alumnado y no tanto al de los profesores. Desde luego, tres meses de vacaciones o escoger entre clases de mañana o tarde resulta cada vez más insostenible.

También veremos en online cierto offshoring de tareas de seguimiento de alumnos/as o corrección de exámenes que se harán con profesionales de países con menor coste salarial (como Kenia o India para US o LATAM para ES). Y por la contra, cada vez será más común hacer un postgrado presencial en una universidad china, cada vez son mejores y los costes nada tienen que ver con una universidad americana.

Photo by Akson on Unsplash

En ese sentido, al igual que las empresas tienen una guerra por el talento, las universidades españolas van a luchar por las matrículas como nunca antes, ya que si la relación universitario - no universitario se mantiene, en 10 años habrá la mitad de universitarios que ahora. Pero al mismo tiempo, por la necesidad de reciclaje pasaremos varias veces por las aulas en nuestra vida el Long Life Learning (LLL) por lo que la “frecuencia de compra” aumentará. Por consiguiente, las universidades públicas, semipúblicas o privadas pasarán a tener clientes definitivamente y no alumnos/as. Y esto es algo que todavía no se ha entendido ni ha cambiado por el Covid-19. De hecho persiste y perdurará una actitud frentista en los docentes al respecto, que consideran que la educación está por encima del mercado.

Carles Roca

Carles Roca es Senior Account Manager en Opentrends, liderando el sector financiero y experto en dirección de operaciones y tecnología de BPM, CRM, LXP&LMS. Anteriormente ha ocupado puestos directivos, talent management y digital learning en empresas de consultoría, aseguradoras y bancos. Su propósito es desarrollar propuestas de valor basadas en tecnología que ayuden a mejorar la experiencia de cliente, mejorar las ventas o reducir los costes de forma sostenible en el tiempo.