Cloud

Las 6 ventajas del cloud computing

Artículo

Conoce cómo las empresas aprovechan la nube para su transformación digital.

La informática en la nube es la entrega bajo demanda de capacidad informática, almacenamiento de bases de datos, aplicaciones y otros recursos de TI con un sistema de precios basado en el uso (pay as you go).

En este nuevo mercado, grandes actores de TI aprovechan su economía de escala, experiencia operativa y dispersión geográfica para ofrecer todas las capas de la informática empresarial (infraestructura, plataforma y aplicaciones) como un servicio (IaaS, PaaS y SaaS). Así, la empresa final solo tiene que pagar una cuota mensual y, con un par de clicks, accede a las capacidades de almacenamiento y computación que en el pasado requerían grandes inversiones.

Se trata pues de una tecnología revolucionaria, un auténtico catalizador para los negocios que derriba antiguas barreras de entrada para empresas en todo tipo de mercados. Tanto para emprendedores que buscan lanzar su startup con el mínimo coste bajo los principios lean startup, como para empresas que persiguen un análisis eficiente de big data para una mejor toma de decisiones: cada vez más, las empresas se están beneficiando de las ventajas del cloud computing y ya se prevé que en 2022 el 40% del gasto core de IT estará relacionado con cloud. A continuación explicamos las ventajas más relevantes del cloud.

1. Coste
Cloud

Se trata de la ventaja más conocida y la primera en la que suelen pensar las empresas cuando hablan del cloud. El cloud ilustra bien el concepto de economía de escala: los grandes proveedores de servicios digitales (como Amazon, Google o Microsoft) necesitan desplegar grandes infraestructuras físicas para prestar soporte a sus propias aplicaciones. Sus CPD están dimensionados para dar respuesta a los picos de carga, presentando un exceso de capacidad —tanto de procesamiento como de almacenamiento— que comercializan a terceros.

La reducción de costes que consigue el cloud puede ser espectacular, y en Opentrends hemos conseguido ahorros de más del 80%.

2. Capex to Opex
Cloud

Los profesionales de TI tienen dos opciones cuando se trata de comprar nuevos equipos y tecnología: pueden realizar la compra como un gasto de capital (CapEx) o como un gasto operativo (OpEx). Para muchos directivos de TI es deseable la segunda opción: en primer lugar, obtener la aprobación para el gasto de OpEx puede ser más fácil, y además la eliminación de una gran inversión inicial puede liberar el presupuesto para otros proyectos de TI.

Anteriormente, la construcción de un CPD propio impactaba de forma importante tanto en el balance como en la cuenta de resultados de las empresas. En los inicios de la era digital, hace 40 años, las grandes empresas se lanzaron a montar costosos centros de datos. Las empresas tenían que estimar la capacidad necesaria a largo plazo, y muchas veces acababan sobredimensionando los equipos. Con el cloud, en cambio, las empresas tienen la opción de pagar solamente lo que necesitan, cuando lo necesitan.

Con el cloud computing, un gran proveedor de servicios asume los costos de mantenimiento y actualización del centro de datos. De este modo, las empresas pueden simplemente incluir los costos predecibles de estos servicios en su presupuesto operativo general, en lugar de tener que recabar fondos cada pocos años para actualizar su hardware, además de pagar el alquiler y la luz del local, y contratar personal especializado para su mantenimiento. Esta opción de "pago por uso" del cloud es particularmente atractiva para pequeñas y medianas empresas, que a menudo carecen de los recursos necesarios para mantener hardware in-house. Pero la magnitud de esta revolución es tan grande que incluso grandes empresas que hicieron costosas inversiones en centros de datos, están cambiando ahora su estrategia.

3. Escalabilidad
Cloud

Como hemos visto, anteriormente tomar una decisión respecto a la capacidad de recursos antes de implementar una aplicación requería un análisis pormenorizado para evitar o bien sobredimensionar los recursos, o bien limitar el potencial de nuestra aplicación con una capacidad insuficiente. Con la informática en la nube, estos problemas desaparecen. Podemos arrancar con un dimensionamiento inicial, y posteriormente aumentar o reducir la capacidad con unos clicks.

Además, con el nuevo paradigma cloud-native podremos conseguir que todos los componentes de nuestra aplicación (computación, almacenamiento, base de datos...) sean dimensionados y escalados independientemente. Bajo el paradigma cloud-native, la arquitectura de la aplicación está diseñada para sacar el máximo provecho de los servicios que el cloud ofrece, al menor coste posible. En definitiva, no es suficiente con migrar las aplicaciones antiguas a servidores en la nube (IaaS). El objetivo es rediseñar las aplicaciones para hacerlas cloud-native y aprovechar la flexibilidad y menor coste de los servicios PaaS.

En este sentido uno de los servicios PaaS más interesantes y novedosos es la computación serverless. Los servicios de computación serverless permiten cargar código en forma de funciones, y la plataforma ejecuta esas funciones para que no tengamos que preocuparnos por el suministro de instancias en la nube, la configuración de redes o la asignación de almacenamiento suficiente.

4. Fiabilidad
Cloud

En los sistemas onpremise, el tiempo de inactividad solía ser aceptado como normal y preparar los aplicativos y servidores para la tolerancia a fallos era una tarea compleja. Ahora, con los enfoques modernos cloud-native combinado con una arquitectura de microservicios y dockers en la nube, podemos preparar las aplicaciones para que sean tolerante a fallas, con capacidad de recuperación automática incorporada.

Con este tipo de diseños, podemos aislar fácilmente el impacto del incidente en caso de falla para que no afecte a toda la aplicación. Por tanto, nos conviene pasar de usar servidores y aplicaciones monolíticos, al uso de microservicios nativos en la nube, gracias a lo cual lograremos un mayor tiempo de actividad.

5. Rapidez
Cloud

En un entorno de la informática en la nube, la disponibilidad de nuevos recursos está en todo momento a un simple clic del mouse. Esto significa que reducimos el tiempo que dichos recursos tardan en estar disponibles para los desarrolladores de semanas a cuestión de minutos.

Además, una aplicación moderna y cloud-nativa es compatible con los procesos y metodología DevOps, lo que permite una mejora del time to market gracias la automatización del proceso de delivery de aplicaciones como nunca antes se había conseguido.

De hecho, el time to market se ha convertido en el diferenciador clave entre las organizaciones más exitosas en cualquier sector. Cuanto más rápido pueda crear y entregar valor a sus clientes, más probable es que la organización tenga éxito. DevOps implica la automatización de todo el proceso de entrega de software. Y el cloud nos proporciona servicios que ayudan a practicar DevOps: servicios que simplifican el aprovisionamiento y la administración de la infraestructura, que implementan el código de la aplicación, que automatizan los procesos de despliegue y que supervisan el rendimiento de la aplicación y la infraestructura.

6. Cambio cultural hacia la innovación
Innovación

Esta es una característica especialmente interesante del cloud, probablemente la más revolucionaria junto a la eliminación de las barreras de entrada en pequeñas empresas. La combinación de rapidez para obtener recursos, y el bajo costo de los mismos, tiene como resultado en las organizaciones un aumento radical de la agilidad para hacer pruebas y desarrollar aplicaciones. La aversión al error disminuye, a la vez que se impulsa la realización de pruebas más rápidas y numerosas. A la larga, esto tiene un impacto muy positivo en las organizaciones haciéndolas más abiertas al cambio y promueve la innovación constante.

Las organizaciones abrazan así los principios de la metodología agile y la incorporan a su cultura: para tener éxito, debemos estar abiertos al fracaso. La idea es aprender de nuestros errores a medida que modificamos y rehacemos nuestro código. Con el cloud, los desarrolladores experimentarán libremente cuando intenten alcanzar los resultados deseados, dando de alta los servicios en el cloud mínimos para poner a prueba su concepto. Y también podrán abandonar rápidamente las líneas de trabajo que no brinden los resultados deseados, cerrando los servicios del cloud y dejando de pagar por ellos.

Esta mentalidad "fail fast, succeed sooner", aplicada en un proceso iterativo y potenciada con el uso del cloud, permite que los equipos de desarrollo aprendan en el camino, obteniendo feedback rápido de sus ideas, generando productos cada vez mejores y experiencias más espectaculares para el usuario final.

Martí Fàbrega

Martí Fàbrega es Consultor de Transformación Digital y Senior Manager de Desarrollo de Negocio en Opentrends. Su propósito es transformar la tecnología en valor de negocio para sus clientes, poniendo el mayor foco posible en la innovación.