eProctoring

¿Cómo implantar eProctoring para evitar el fraude en los exámenes?

eLearning

En este tercer y último artículo cerramos esta serie de posts relacionados con el eProctoring. Durante las siguientes líneas presentaremos cómo incorporar los sistemas de eProctoring en los procesos de evaluación.

La implantación de una solución de eProctoring afecta a los tres actores principales del proceso educativo: centros educativos, profesores y estudiantes.

Centros educativos

Sobre los centros educativos recae la responsabilidad de diseñar el modelo pedagógico en un momento en que la transformación digital debe ir mucho más allá de simplemente proporcionar un conjunto de herramientas, implicando al resto de la comunidad educativa en el cambio. Ciñéndonos a los procesos de evaluación las tareas a llevar a cabo por parte de los centros son:

  • Elegir la solución más adecuada

Una vez identificada la necesidad de contar con una herramienta de eProctoring para comprobar la identidad de los estudiantes, los centros educativos han de escoger la herramienta que mejor se adapte a sus necesidades. En nuestro post anterior se presentaron los diferentes factores a considerar en esta elección.

  • Integrar la solución escogida

Una vez escogida la herramienta, es momento de integrarla en el proceso educativo. Esta integración puede ir desde una sencilla instalación de un módulo adicional en el LMS (Learning Management System) a un complejo proceso de configuración en una solución hecha a medida con múltiples integraciones, con lo que el factor tiempo puede ser importante de cara a decidir en qué momento se ha de realizar esta integración.

  • Formación

Uno de los factores que pueden ser clave en el éxito de la aceptación de estas herramientas es el ofrecer una correcta y completa formación, tanto a los docentes como a los estudiantes. 

El profesorado ha de conocer con antelación las características que ofrece la herramienta, qué tipo de informes obtendrán y qué limitaciones tiene.

Los estudiantes han de poder disponer de información detallada sobre las necesidades que requiere la herramienta (tanto hardware como software), y deben poder contar con la posibilidad de realizar pruebas piloto con antelación al periodo de evaluación para evitar cualquier contratiempo el día de examen, con el incremento de estrés que ello comportaría.

  • Ofrecer alternativas y complementos al eProctoring

Es responsabilidad de los centros educativos ofrecer alternativas al eProctoring para aquellos estudiantes o evaluaciones que no puedan acogerse a este sistema. 

Entre los casos que habrían de considerarse están tanto limitaciones técnicas, por ejemplo estudiantes que no cuenten con los equipos informáticos o conexiones a internet adecuadas, como estudiantes con habilidades diferentes, que podrían encontrar en las herramientas de eProctoring una barrera adicional en su formación.

También es importante tener en cuenta la existencia de evaluaciones que pueden ser difíciles de adaptar a un entorno online o en las que la vigilancia de identidad puede ser innecesaria.

  • Asegurar aspectos de privacidad de los estudiantes

Por último, asegurar la privacidad de los estudiantes ha de ser una prioridad para los centros educativos. Los estudiantes deben saber en todo momento qué información está siendo recogida (cámara, capturas de pantalla,...). Además esta captación de información debe limitarse al proceso de evaluación y se debe restringir el acceso de la información recogida (datos recogidos e informes generados).

Profesores

Por su parte, los profesores han de conocer las características de la solución eProctoring implantada, ya que en función de ellas deberán realizar una serie de cambios en sus procesos de evaluación.

  • Adaptar la evaluación al formato online

En primer lugar han de adaptar las evaluaciones tradicionales a un formato online. 

Es posible que la prueba se deba introducir en el LMS, por lo que deben conocer las herramientas que este sistema pone a su disposición.

Así mismo han de tener en consideración que las herramientas de eProctoring reducen pero no eliminan por completo el fraude, por lo que es importante plantearse evaluaciones donde se prime el desarrollo de las respuestas o sea necesario un razonamiento para llegar a la respuesta correcta en el caso de exámenes tipo test. De este modo se evita que la respuesta se pueda conseguir fácilmente con una simple búsqueda por internet, por ejemplo.

  • Configurar las características del eProctoring 

En función de la herramienta de vigilancia disponible es posible que los profesores puedan escoger las opciones que estarán activas durante la prueba. Según la tipología de examen quizás no sea necesario capturar algunas de ellas, como podría ser, por ejemplo, impedir que abran nuevas pestañas si el examen requiere que el estudiante acceda a otros recursos durante la prueba.

  • Analizar los informes generados 

Finalmente, en el momento de la corrección, los profesores han de tener acceso a los informes generados por la herramienta de eProctoring, y analizar las diferentes alertas que la aplicación haya podido identificar. 

Este paso es imprescindible ya que todas las herramientas son susceptibles de generar falsos positivos, alertas en situaciones donde el estudiante no está realizando ningún intento de trampa. Así, en función del grado de evidencia aportado, deberán aplicar o no las penalizaciones sobre la calificación final que previamente se hayan definido.

Estudiantes

Finalmente, los estudiantes deben conocer con suficiente antelación las necesidades y el funcionamiento de la herramienta de eProctoring, para así poder llegar al día de la evaluación sin la tensión añadida de enfrentarse a un proceso desconocido. Para ellos el proceso ha de ser lo más transparente posible durante la realización de las evaluaciones.

  • Conocer la herramienta eProctoring

El primer paso es asegurarse de disponer de las herramientas necesarias para poder realizar el eProctoring. Aquí la información ofrecida por el centro educativo es clave para facilitar este punto. 

Revisar los requisitos técnicos con antelación y realizar una prueba de examen antes del día de la evaluación ayudará a identificar cualquier problema. Esto permitirá al centro formativo ofrecerles una solución o una alternativa a la opción de vigilancia mediante eProctoring.

  • Verificar la identidad antes de la prueba

El día de la evaluación el único paso adicional que se le debería solicitar al estudiante respecto a la evaluación es realizar el proceso de verificación de la identidad solicitado por la herramienta. En determinadas soluciones este paso se puede realizar días antes, lo que ayudaría aún más a reducir el estrés previo a cualquier examen.

Conclusiones

La implantación de las herramientas de eProctoring requieren de la implicación de toda la comunidad educativa, comenzando por los centros educativos, que han de liderar el proceso, pasando por los profesores, que han de adaptar sus procesos de evaluación para garantizar el éxito de la evaluación a distancia, y acabando por los estudiantes, para quienes todo el proceso ha de ser lo más transparente posible, de forma que se puedan centrar en lo más importante, que es demostrar los conocimientos en los que están siendo evaluados.

Con este artículo ponemos fin a la serie dedicada al eProctoring. En artículos anteriores hemos presentado en qué consiste y qué factores se deben tener en cuenta para escoger la solución más adecuada para cada situación.

En Opentrends contamos con la capacidad para acompañar a las instituciones educativas durante los procesos de análisis, selección e implantación de la herramienta más adecuada. Contacta con nosotros para más información.

Carlos Carmona

Carlos Carmona es Project Manager en Opentrends. Cuenta con más de 15 años de experiencia en proyectos tecnológicos. Su propósito es acompañar a sus clientes en procesos de asesoramiento, implantación o desarrollo de soluciones de eProctoring.